Noticias

Manténgase al día con las últimas noticias sobre nutrición, de NNI y otras organizaciones de todo el mundo.

Los niveles de 3′-sialilactosa (3′SL) en la leche materna durante la lactancia exclusiva influyen en la función cognitiva en la edad adulta, informaron Pisa y sus colegas del Centro de Ciencias del Comportamiento y Salud Mental, en Italia, y del Nestlé Research, en Suiza.

La presencia de 6′-sialilactosa (6′SL) en la leche materna durante la lactancia exclusiva influye en la composición de la microbiota intestinal y mejora las funciones de atención y memoria de los adultos, sugieren Tomasi y sus colegas del Centro de Ciencias del Comportamiento y Salud Mental, en Italia, y del Nestlé Research, en Suiza.

En septiembre de 2019, Sarah Maessen del Instituto Liggins, de la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda, y Aristea Binia del Instituto de Ciencias de la Salud, del Nestlé Research en Lausana, Suiza, junto con colegas de otros institutos, llevaron a cabo una revisión bibliográfica que expuso que en la actualidad no existe evidencia sólida de los efectos de los oligosacáridos de la leche materna (HMOs) en el crecimiento y la obesidad infantil.

En la 52° Reunión Anual de la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátricas celebrada en Glasgow, Escocia, en junio de 2019, Binia y sus colegas del Centro de Investigación Nestlé, Suiza, e investigadores del Centro Internacional para la Investigación de Enfermedades Diarreicas, de Bangladesh, presentaron los resultados de un estudio de cohorte longitudinal basado en la comunidad.

El período entre la concepción y los primeros 2 años de vida es fundamental para el crecimiento y desarrollo humanos. Sin embargo, el crecimiento infantil puede verse afectado por una serie de factores ambientales, genéticos, epigenéticos, metabólicos y microbianos.

Los investigadores médicos han comprendido que la dieta de una mujer embarazada tiene un impacto profundo en el sistema inmunológico del feto y que los bebés, especialmente los nacidos prematuramente, alimentados con leche materna tienen una mejor capacidad para combatir enfermedades.

La leche materna contiene una gran cantidad de oligosacáridos (HMOs), los cuales representan el tercer componente sólido más importante de la leche materna, después de la lactosa y los lípidos. En comparación, la leche de vaca contiene un volumen relativamente bajo de oligosacáridos, con una diversidad estructural limitada.