Noticias

Manténgase al día con las últimas noticias sobre nutrición, de NNI y otras organizaciones de todo el mundo.

La composición única de la leche materna puede ayudar a reducir la sensibilización que tienen los pequeños a los alimentos, informan investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de California en San Diego. Los hallazgos, publicados en Allergy, destacan el papel de los oligosacáridos de la leche materna (HMO) —que no se encuentran en la fórmula infantil— en la salud y subrayan su potencial para uso terapéutico.

Las madres podrían ayudar a proteger a sus hijos de desarrollar alergias comiendo nueces durante la lactancia, sugiere un nuevo estudio. La evidencia más reciente defiende que los niños deberían ser expuestos a este alimento desde una edad temprana.

Este análisis proporciona una exhaustiva investigación del vínculo entre los oligosacáridos de la leche humana y el crecimiento y la adiposidad infantil en siete diferentes momentos del crecimiento infantil.

Más de la mitad del cuerpo humano no es realmente humano: alberga aproximadamente 100 billones de microbios. Estas bacterias, levaduras y virus componen el microbioma y afectan más allá de la salud física, ya que también influyen en el comportamiento y las emociones.

La prevención de enfermedades alérgicas en niños ha estado en la mira por años. Aunque en las últimas tres décadas se han realizado varios estudios para determinar la capacidad preventiva de las fórmulas extensas y parcialmente hidrolizadas contra las enfermedades alérgicas, los hallazgos más importantes se derivan del estudio German Infant Nutritional Intervention (GINI).

Los pequeños cuyas madres consumen leche de vaca durante la lactancia tienen un menor riesgo de desarrollar alergias alimentarias; esta es la conclusión a la que llegan los investigadores de la Universidad Tecnológica Chalmers, en Suecia, en su nuevo estudio publicado en la revista científica Nutrients.